Dr. Eduardo N. Imventarza

CURABILIDAD E INCURABILIDAD

CURABILIDAD E INCURABILIDAD
La concepción Homeopática Unicista
Lo digno de curar en cada Paciente.
 
La Homeopatía Unicista Hahnemanniana postula que el hombre se enferma como totalidad. Es decir: no solo el cuerpo se enferma, sino la unidad que conforman cuerpo - mente - espíritu. Cuando existe una desarmonía energética, la primera en detectarla es la mente, y esto va a traducirse en sensaciones y síntomas, tales como ansiedad, angustia, temores diversos ( a la muerte, las tormentas, animales, ladrones, fantasmas, etc., etc.), preocupación por la salvación de su alma, sensación de culpa, inquietud, irritabilidad, entre otros.
 
Si estos síntomas no son tratados de un modo adecuado (corrigiendo la desarmonía energética que los originó la enfermedad sigue avanzando. Entonces pueden agregarse algunas manifestaciones físicas, tales como: tendencia a las anginas y resfrios, tendencia a diarreas y trastornos gastro - intestinales, problemas en la piel, etc..
En general, en esta etapa se recurre a algún tipo de tratamiento. Si estas medidas tampoco van a la causa (que es la desarmonía de la Energía Vital) veremos entre otras cosas la tendencia a recidivar (volver a aparecer) . Si se buscan recursos más drásticos, como por ejemplo, operar amígdalas y adenoides, la energía vital desarmonizada ya no podrá expresarse por esa vía y lo hará, por lo tanto por un órgano más importante. Por ejemplo: los pulmones, haciendo bronquitis a repetición o asma bronquial.
Esta explicación es simplemente un ejemplo para entender cómo trabaja nuestra Energía Vital y a qué cosas debemos estar atentos para saber si estamos o no en armonía.
También es útil para darse cuenta que para llegar a alguna de las enfermedades llamadas "incurables" es necesario en general atravesar un largo camino de tratamientos generalmente inadecuados, entremezclados con intentos de la Energía Vital, de preservar órganos más vitales (corazón, cerebro, etc.) haciendo para ello el organismo: gripes, gastritis, bronquitis, eczemas, etc. que son manifestaciones mas superficiales.
Digo en general, porque hay casos de niños muy pequeños y aún bebés que tienen cáncer, leucemia, o enfermedades auto-inmunes. Pero esto tiene que ver con el hecho de que nacen con una gran desarmonía, producto de una combinación de herencia más predisposición individual. En un adulto que padece una enfermedad de este tipo se da, también, esta combinación, pero por tener una buena Energía Vital se mantuvo muchos años en latencia, hasta que un tratamiento inadecuado o una circunstancia traumática de la vida, mal resuelta, dan lugar a la manifestación de la enfermedad. Para la Homeopatía Unicista no existen enfermedades curables e incurables como clasificaciones fijas, lo que existe son: enfermos curables y enfermos incurables.
El Homeópata Unicista puede curar un enfermo si logra observar y extraer una serie de signos y síntomas que individualicen a esa persona y que como consecuencia, permitan encontrar el medicamento (uno solo, por eso Unicista) que lo cure, y que llamamos Simillimum.
Como ejemplos de signos y síntomas individualizantes, voy a dar solo algunos de los miles que existen en los diferentes niveles: miedo de estar solo, miedo a la pobreza, temor al futuro, falta de confianza en si mismo, timidez, desconfianza, celos, egoísmo, meticulosidad obsesiva, deseos suicidas, cólera violenta, avidez por comer dulces, grasas, frutas, comida muy salada o condimentada. Rechazo por la carne, los dulces o la sal. Transpiración en la cabeza durmiendo, de los pies con mal olor.
Vértigo en lugares altos, o viajando. Dolor de cabeza por sol o por mala digestión. Insomnio, sueños de volar, o que entran ladrones. No tolerar el calor, o la humedad, o el frió, etc., etc., etc. Para ser más claros, veamos estos ejemplos:
En Octubre de 1983 Pedro llegó a mi consultorio, acompañado por su esposa. El motivo de consulta era una gastritis que llevaba varios meses y no lograba terminar de aliviar. Fuera de esto no había tenido en su vida (entonces tenía 58 años) ninguna enfermedad importante.
Por lo tanto, comienzo a indagar en la vida de Pedro, para determinar quién es y cómo es.
Le expliqué a ambos que es fundamental para conseguir una cura definitiva conocer a la persona en profundidad y determinar todas sus características para encontrar su Simillimum.
- Cuénteme cómo es su carácter, Pedro, su forma de ser?.
- Mi carácter es “normal”
Le explico que para la homeopatía no existen personas normales y anormales.
Sólo diferentes, y que esas diferencias son las que determinan cuál será su remedio. Pero ni Pedro ni su esposa parecieron entender, por lo que traté de ser más específico:
- Qué cosas lo enojan, lo irritan ó fastidian?
-Ninguna en particular.
-Cuáles son sus temores?
- No le tengo miedo a nada. Yo soy una persona muy religiosa, y en la Biblia está escrito que el ser humano no debe enojarse, ni tener envidia, celos o temor porque eso lo aleja de Dios.
- Bueno, esto es cierto, pero como somos seres imperfectos y estamos enfermos, esta cosas nos pasan y, el tratamiento homeopático, además de curarle la gastritis, también lo ayudará a modificarlas.
Pedro y su esposa seguían sin comprender.
 
Decidí encarar otra táctica.
- Por qué no me cuenta cómo era antes de abrazar la religión?
- Eso fue hace mucho tiempo, no lo tengo muy claro.
- Cómo fue su infancia y cómo era su forma de ser de chico?.
 De mi infancia no recuerdo absolutamente nada. La tengo completamente borrada.
La impaciencia y la desesperación se iban apoderando de mí. Ya habían transcurrido 60 minutos de consulta y aún no había podido extraer un solo síntoma. Decidí hacer preguntas más generales.
- Cómo duerme?
- Bien.
- ¿Sueña?
- No. Nunca sueño, o no lo recuerdo.
-¿Qué le gusta comer.]
- De todo.
- Claro, pero qué gustos prefiere? los dulces, la sal, los condimentos, la grasa, las cosas agrias.-
- Nada en particular.
- ¿Qué sufre más, el frío o el calor?
 _ Ningún clima me afecta. 
Finalmente me resigné y les dije (su esposa tampoco aportó el mínimo dato).
- Vean, si bien su enfermedad orgánica no es seria (gastritis), Ud. no es pasible de ser tratado con Homeopatía.
Fue mi primer frustración como Homeópata.
Para la Homeopatía este es un caso de incurabilidad.
La curación no es sólo una mera desaparición de la enfermedad física que el enfermo padece.
Curarse significa cambiar de actitud vital. Dejar de ser la persona que vive para sus requerimientos egoístas e infantiles, para convertirse en un ser dativo y altruista.
Para saber que el camino curativo que emprendimos es el correcto debe cumplirse una de las Leyes fundamentales de la Homeopatía: LA LEY DE CURACIÓN.
 
·       La enfermedad debe curarse siempre de adentro para afuera. Si tenía una gastritis y desaparece y aparece una hipertensión arterial, significa que el enfermo está peor, se produjo una inversión de la ley de curación, que se denomina SUPRESIÓN.
En cambio, si con la desaparición de la gastritis aparece una erupción en la piel, esto es que está en el camino correcto y no debe hacer nada por eliminar el síntoma nuevo que apareció.
 
·       La curación, por lo tanto debe ser de síntomas más profundos a otros más superficiales.
Si una persona está con una profunda depresión, y con la mejoría de esta aparece gran ansiedad y temor, significa que está en el camino adecuado.
 
·           Los síntomas deben desaparecer de arriba hacia abajo, de la cabeza a los pies.
Si alguien está con una urticaria en todo el cuerpo, cuando empieza a curarse, comienza por su cabeza, luego su cuello y así hasta sus pies. Las enfermedades que alguien tuvo a lo largo de su vida y que no fueron bien curadas, reaparecen en el orden inverso del que a aparecieron.
Así, si alguien de chico sufría de eczemas e piel, hasta que con "pastillas" y "pomadas" lograron eliminarlo. Seis meses después empezó con anginas y otitis a repetición, tratadas en numerosas oportunidades con antibióticos, pero luego se agregó sinusitis, por lo que decidieron extirparle las amígdalas y adenoides. Dos años después comienza con asma bronquial, que es el motivo de consulta actual.
El sentido de correcto de la curación será: 1) Desaparición del asma, 2) Reaparición de sinusitis y dolor de garganta, de corta duración que desaparecerán solas, para dar lugar a 3) reaparición del eczema, que si hubiese sido tratado inicialmente con Homeopatía, hubiese evitado todo este sufrimiento.
Veamos ahora lo que seria el extremo opuesto al caso de Pedro, una enfermedad, que para la medicina oficial era considerada incurable, para la Homeopatía resulta relativamente sencilla:
 
Fernanda vino a verme hace 8 años. Tenia entonces 45, casada, 3 hijos pequeños. Sentía una gran angustia porque traía en sus manos lo que ella consideraba como su certificado de muerte. Hacía 2 meses que le habían diagnosticado un cáncer de útero con metástasis, inoperable. Fue irradiada para aliviar sus síntomas, lo cual le trajo algunas consecuencias desagradables extras, como que le quemaron el recto, lo que la hacía evacuar con sangre y dolor.
El pronóstico era nefasto: no más de 3 meses de vida.
A Fernanda pude hacerle una historia clínica, en la que pude entender que el desencadenante de esta enfermedad fue la frustración afectiva que sintió por el alejamiento de amigos a los que creía incondicionales.
Eso le despertó gran resentimiento y haber quedado ligada a estos hechos que constantemente volvían a su memoria. Por todo esto no podía aceptar el daño que le habían causado y, desde lo más profundo de su ser surgía un gran rencor , que le generaba un intolerable sentimiento de culpa por el daño que en el fondo deseaba hacia quienes la defraudaron.
Le gustaba la comida con mucha sal. Soñaba que se le caían los dientes"
Se sentía peor cuando iba al mar. Natrum Muriaticum resultó ser su Simillimum (el de
Fernanda, no el del cáncer). -
Han pasado 8 años y Fernanda viene a visitarme cada tanto para contarme que sus controles ginecológicos y ecográficos, son normales; que aprendió a disfrutar de la vida, su familia, los deportes con alegría y que ya no está amargada y ligada a un pasado que la atormentaba, ni está condicionada a que la decepcionen las personas que ama ni al rencor que la paralizaba por la culpa.
Así como este, puedo mencionar otros casos de CÁNCER, LUPUS, ARTRITIS REUMATOIDEA, ASMA, etc con resultados exitosos.
También por cierto puedo nombrar fracasos en los tratamientos, ya sea por deficiencias en la Energía Vital del paciente, o por deficiencias mías en poder percibir los síntomas del enfermo.
 
LO IMPORTANTE ES COMPRENDER QUE LA HOMEOPATÍA UNICISTA HAHNEMANNIANA NO TRATA ENFERMEDADES COMO ENTIDADES AISLADAS, SINO PERSONAS ENFERMAS COMO TOTALIDAD, Y QUE ESTAS PERSONAS PUEDEN SER CURABLES O INCURABLES, INDEPENDIENTEMENTE DEL DIAGNÓSTICO CLÍNICO QUE TENGAN.

Av. Rivadavia 6351 - Torre 1 - 4to. B - (1406 ) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Tel/Fax: (5411) 4633-4100 / (5411)4632-5171 | imventarza@hotmail.com

Diseño y Hosting > Sitio Express